Escuela de

Fútbol «LAGUNITA» Club de Deportes Malloco Atlético

Formador de grandes jugadores y personas

La escuela es un ente formador de jugadores de fútbol y grandes personas.  Ya con muchos años de historia, se destaca por su trabajo serio y responsable en la formación de niños y jóvenes de distintas edades, sin mirar su status económico, social, religioso o de procedencia.  Son todos bienvenidos a trabajar para alcanzar un buen nivel futbolístico y por sobre todo convertirse en personas íntegras y de bien para la sociedad.

La escuela de fútbol, cuenta con una destacada infraestructura deportiva, donde realiza los entrenamientos y partidos, todos estos en el estadio Malloco “Hernán Lira Mandujano”, con amplios camarines y canchas adecuadas para el desarrollo de este deporte.

 

 

 

 

La escuela de fútbol tiene sus orígenes en la década del 40.  En esa época, Malloco Atlético ya contaba con su estadio propio y participaba activamente en los campeonatos asociados.  Tenía por cierto, series cadetes que representaban a la institución dignamente, no obstante no existía la figura colegiada o un símil que organizara de mejor forma el presente y sobre todo el futuro del club. Por circunstancias de la vida, aparece don Abelardo Laguna, más conocido como “Lagunita”, quien toma las riendas de las series infantiles formando –quizás sin saber- el inicio de la Gloriosa Escuela de Fútbol.  No existe una fecha exacta, solo podemos indicar que en marzo de 1946, cuando normalmente terminaba el periodo de vacaciones y comenzaban las clases educacionales, don Abelardo comenzó a reclutar a sus figuras y con ello una gran historia. “Lagunita” nació el 21 de octubre de 1914, un año después de nuestra fundación, oriundo de la vecina comuna de Calera de Tango, llegó a nuestras tierras formando familia y raíces.  Casado con la Sra. Olga Valdenegro Maldonado, fruto del cual nacieron siete hijos, Norma, Eduardo, Guillermo, Antonio, María Olga, Regina y Eliseo.

 

Su vida cotidiana la compartió como un destacado vecino del pueblo y también, entre su Malloco Atlético, y cuidando el mausoleo institucional, forjando lazos con su numerosa familia.  Eso sí, su esposa la Sra. Olga, no era su compañía cuando asistía a la cancha, para aquello, contaba con su amigo de la vida don Orlando Gómez, más conocido como “el Guatita” vecino y activo participante de la institución a quien también se le agradece el inicio de la escuela de fútbol.

Una de las tantas características que tenía don Abelardo, era que se preocupaba de sus jugadores, les llevaba la colación, almuerzos y onces, y seguía atento a las notas de sus estudios, estaba convencido que ambas cosas, el entrenar y divertirse jugando fútbol, y tener un buen comportamiento en la escuela era parte importante del crecimiento de cada niño y joven malloquino.  Cuando alguno de ellos, se perdía y no asistía, sospechaba que algo podía estar pasando y los visitaba para saber en primera persona que se encontraran bien o ayudar en lo que pudiera.

Los valores institucionales los llevaba en el alma y los transmitía a sus jugadores para que –antes de ser buenos futbolistas, fueran buenas personas-.  Pero eso no significaba que dejara de lado, los extenuantes entrenamientos y disciplina para sacar los mejor de sí de cada participante y dieran los anhelados triunfos, que ya en esa época Malloco Atlético con tanto orgullo ostentaba. 

Desde la histórica farmacia del pueblo de Malloco nuestro expresidente, su hijo Antonio Laguna, más conocido como “Toñito”, se emociona al recordar la labor de su padre, no sólo como formador de jugadores de fútbol, sino que por el trabajo realizado en el mausoleo institucional que se encuentra en el cementerio parroquial y que lleva el nombre de “Lagunita” en su honor.  Paradojalmente su cuerpo no se encuentra descansando ahí, ya que su deseo estaba en la entrega hacia los demás y no en beneficio propio.

Esta humildad y los valores que son parte arraigada de los malloquinos de corazón la vivieron y disfrutaron jugadores que han tenido o tienen a sus hijos, nietos y bisnietos en nuestra institución, deportistas como: Sergio Alvarado, Raúl Henríquez, Raúl Ormeño, Juan Galleguillos, Carlos Vargas, Nene Torres, Lucho Navarro, “Lechuza” Núñez, Guillermo Pérez, Raúl González, Jaime Soto, Miguel Osses, “Potongo”, entre tantos otros. Que se recuerdan con cariño.

 El mejor homenaje para don Abelardo Laguna, es seguir la senda triunfal y de valores de nuestras series infantiles, organizadas debidamente en nuestra gloriosa escuela de fútbol del Club de Deportes Malloco Atlético.

El legado de “Lagunita” es eterno en la formación de nuevos referentes del club, así se destaca que la escuela de fútbol y las divisiones inferiores lleven en su tenida el nombre “Lagunita” en honor a quien para muchos es el iniciador de todos los grandes formadores que ha tenido nuestro club. Nombramos algunos como: Víctor Zamora, Orlando Gómez, Manuel Soto, Alberto Silva, Jaime Velásquez, Raúl González, Manuel Espindola, Mauricio Douglas, Miguel Pérez, Juan Gómez, Freddy Ríos, Sergio Herrera, Luis Pereira, entre otros grandes técnicos.

Misión

La misión de nuestra escuela es formar a los nuevos referentes de la institución como jugadores y principalmente como personas, promoviendo la vida sana y familiar, entregando valores como el respeto, el compañerismo, la amistad, la lealtad y armonía.

 

Organización

La escuela es parte de nuestras series cadetes que juegan el día domingo, representándonos en el campeonato oficial AFIP.

Director: Luis Pereira

Profesores: Sergio Herrera  – Luis Rojas – Víctor Cáceres – Gustavo Garrido – Sergio Soto

Administración y Finanzas: Vany Poblete – Soledad González

Galeria histórica